anterior autor siguiente

        OTOÑO

                    Luz de luna
                    su mirada;
                    su pupil
                    anoche bruna;
                    sus ojeras
            guardan toda la ceniza
            que cayó, cuando sus ojos
            fueron vívidas hogueras;
            su pestaña engarza en oro
            un diamante de su lloro.
En un bucle que sus sienes engalana
como un hilo de alba seda, se desliza
                    una cana.
                    En el campo
            del sol mira el postrer lampo,
                    taciturna...

Del sol triste que se emboza, poco a poco,
            en la clámide nocturna.
            Desteñida, no provoca
            ya la adelfa de su boca:
porque es flor que la sonrisa ya no mueve;
hoy sus pétalos pegados y sinuosos
            no descubren el refugio
                    de la nieve:
            boca triste, boca seca:
            en sus róseas comisuras,
            de fastidio hay una mueca.
                    Sin embargo,
            a pesar de aquel constante
                    dejo amargo...
            en su rostro, todavía marfileño,
            hay un no sé qué de dulce...
            de fantástico, de ensueño...

            El otoño en las orillas
            del camino, riega hojas,
                    hojas y hojas
                    amarillas.
                    De su frente
                    la tersura
            se deshace lentamente:
            la visión del blanco invierno,
            el blancor de aquel semblante
                    pone en fuga...
y se alarga entre sus cejas, desdeñosas
                    y encarnadas,
                    honda arruga.
            En sus manos, bien cuidadas,
                    todas llenas
            de sortijas, se insinúan
las azules serpentinas de sus venas;
            y su barba, como lirio
            melancólico y maltrecho,
            agoniza en los encajes
            de la doble y blanda loma
                    de su pecho.

            Solitaria, yo la veo
            en un banco
            del paseo;
tal vez sueña con las flores
de otros tiempos: ¡sus amores!
Los recuerdos más hermosos
            y gratísimos,
            ahora,
tal vez pasan por su mente,
            mientras llora...
Es la tarde. Allá a lo lejos,
su cabeza el sol sumerge
en la sangre de los últimos reflejos...

El otoño en las orillas
del camino riega hojas,
            hojas y hojas
            amarillas.



Julio Flórez


subir volver Año Armónico   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio