anterior autor siguiente

            IX

Niña: ese pelo se cae
y esas pupilas se enturbian
y esos labios palidecen
y esas mejillas se arrugan;
esos dientes se carían,
ese alto seno se enjuta,
esas espaldas se encorvan
y esa frente se deslustra.

Las manos blancas y tersas
tórnanse ásperas y duras;
los pies se tuercen, la carne
se ablanda y pierde su albura.
Por eso nunca te alegres
de ser bella; porque nunca
las hermosas han dejado
de tornarse, al fin... en brujas.

Y además, de una vez sabe
que toda humana hermosura,
no es más... no es más que un bocado
que va al vientre de las tumbas.



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio