anterior autor siguiente

            XXVII

Siempre miraba soñolienta y fría,
con la cabeza hundida entre las manos,
las estrofas de amor que le escribía;
más ya se la comieron los gusanos...
Y aunque fue siempre bella,
hoy que nadie, tal vez, se acuerde de ella,
se acuerdan de mis versos todavía.



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio