anterior autor siguiente

            XL

Cuando acabó el ateo,
con su frase vibrante y atrevida,
de eliminar a Dios... dijo: —No creo
en ese ser injusto.

Y, enseguida,
nos habló de sus penas.

La ancha frente
inclinó melancólico y sombrío...
y exclamó, distraído, de repente:
—¡Qué infeliz soy... Dios mío!



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio