anterior autor siguiente

            XLV

¿Qué labio hay que no mienta? —me decía,
en medio de la orgía,
la cortesana enteca
por el vicio brutal —suelta la ropa—
—¡Este!— le dije, en tanto que oprimía,
entre mi boca seca,
el labio cristalino de mi copa.



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio