anterior autor siguiente

            XLVIII

Después de aquel amor grande y profundo,
yo la olvidé… ¡mas ay! que el bien perdido
me ama en silencio aún, aunque iracundo
su corazón se duele de mi olvido.

Y ahora, al verme con el alma helada
y muda, de la vida en el estruendo
se ríe como yo... ¡desventurada!
Se ríe... sí, ¡pero se está muriendo!



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio