anterior autor siguiente

            LXXVI

El tiempo que se va siempre nos deja
en el alma fulgores infinitos;
es el recuerdo luminosa abeja
que de las flores vívidas se aleja
en busca de los cálices marchitos.



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio