anterior autor siguiente

            LXXXII1

Hermosa y sana, en el pasado estío
murmuraba en mi oído sin espanto:
—Yo quisiera morirme, amado mío;
más que el mundo, me gusta el camposanto.

Y de fiebre voraz bajo el imperio,
moribunda, ayer tarde me decía:
—No me dejes llevar al cementerio;
yo no quiero morirme todavía.

¡Oh, Señor! ¡Y qué frágiles nacimos!...
¡Y qué variables somos y seremos!
Si la muerte está lejos, la pedimos;
pero si cerca está... no la queremos.



Julio Flórez


1 También titulado HUMANA


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio