anterior autor siguiente

            LXXXVI

¡Todas las noches te veo
y hablo contigo y te toco
y te abrazo como un loco,
te acaricio... y te poseo!

¿Sin embargo, estás cautiva
en una tumba desierta...
qué me importa que estés muerta,
si en mis sueños estás viva?



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio