anterior autor siguiente

            XC

Empaña la tristeza del pecado sus ojos:
de un pecado que nunca borró el agua bendita;
cuajada está en sus labios, antes puros y rojos,
la dolorosa mueca de una angustia infinita!

Una vez... despertaron sus dormidos antojos;
¡fue una noche muy dulce! ¡Fue una noche maldita!
Él la rogaba, y ella cubierta de sonrojos,
no pudo más... y, loca... se entregó... ¡Pobrecita!

Y sucedió... lo mismo que sin cesar sucede:
¡Él huyó, y ella, sola, con placer y amargura,
recuerda aquella noche que ya volver no puede!

¡Y a un vago escalofrío de miedo y de ternura,
de cuando en cuando, todo su frágil cuerpo cede,
al ver que se deforma su escultural cintura!



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio