anterior autor siguiente

            XCIII

¡Oh, Dios! ¿Satán te vence? Ángel eterno,
¿abate la virtud con tu permiso?
Ya no caben las almas en su infierno.
¡Oh, Dios! ¡Qué solo está tu paraíso!

Como dueño de todas las maldades,
cambia en horrible lo sagrado y bello;
y Tú, en tanto, explosión de claridades,
no tienes para herirlo... ni un destello.

Él corrompe a la virgen impoluta
que tú formaste; y, sumergida en llanto,
esa virgen se torna prostituta
y va al infierno al expirar... ¡Dios Santo!

Dejas que te arrebate ese murciélago
tus hechuras, o acaso es que no alcanza
tu poder a extinguirlo en ese piélago
donde se lee: ¿Perded toda esperanza?



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio