anterior autor siguiente

            XCVII

Sus ojos se entornaron; sobre los blancos hielos
de las altivas cumbres agonizaba el sol;
y de las densas brumas, tras de los amplios velos,
quedó flotando, a solas, inmóvil, en los cielos,
el lívido cadáver del último arrebol.

La luna, como un arco de nívea luz cuajada,
subió con lento paso de lo infinito en pos;
y entonces, reclinando la frente inmaculada
sobre mi pecho —¡mira!— me dijo mi adorada—
¡qué barca tan hermosa para bogar los dos!

Hoy... ¡ella ya no existe! Bajo un rosal florido
descansa la que un día me dio luz y calor;
mas desde aquella tarde contemplo entristecido
la luna, cuando sola, como un bajel perdido
en el azul derrama su gélido fulgor.



Julio Flórez


subir volver Gotas de ajenjo (1910)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio