anterior autor siguiente

        FRANCISCO JOSÉ

—Dame tu orgullo, a Serbia le dijiste
con un acento cavernoso en cuyo
fondo ardía el rencor; y Serbia, triste,
miró tus zarpas... y te dijo: ¡es tuyo!

No es suficiente, murmuraste. Dame
tu honor también; no quiero dejar trunca
mi petición y a tu exigencia infame
respondió Serbia, exasperada: ¡¡nunca!!

Entonces, tú, feroz, clavaste en ella
como en corza gentil, joven y bella,
tu diestra de jaguar, híspida y ancha.

Ese tu triunfo... pero Serbia, ahora,
revuélvese con furia arrolladora
¡y va altanera en pos de la revancha!



Julio Flórez


subir volver De pie los muertos (1917)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio