anterior autor siguiente

        ESTRELLAS

¡Estrellas que brilláis en las oscuras
profundidades de los hondos cielos,
diamantes de las hórridas negruras,
antorcha de mis lúgubres desvelos!

¿A dónde vais así, de oro cubiertas,
por esas soledades, pensativas,
pálidas unas como novias muertas,
fúlgidas otras como flores vivas?

En vuestra procesión interminable
¿qué buscáis en los campos infinitos?
Decidme, ¿mi dolor es incurable?
¿No os llega nunca el eco de mis gritos?

Dime, tú, Sirio, enorme solitario
que alumbras mi profundo desconsuelo:
¿cuánto hace que iluminas el santuario
hondo y azul del Hacedor del cielo?

Y tú, trémulo Arturo, esplendoroso
luminar que atraviesas el vacio...
¿por qué, sin un instante de reposo,
temblando estás, cual si tuvieses frío?

Divino Aldebarán, tú que flameas
como un incendio en la inmutable hondura,
¿por qué tan dulcemente parpadeas?
¿por qué no me relatas tu amargura?

Tu, melancólica Alfa del Navío,
y tú, Prosión, a quien por triste adoro,
¿en las linfas azules de qué río
humedecéis vuestros cabellos de oro?

Contadme al punto, relatadme todas
vuestras extrañas penas y alegrías,
vuestros amores castos, vuestras bodas
en esas dilatadas lejanías.

¿Cómo os llamáis en el profundo seno
de la tremenda eternidad? ¿Alguna
de vosotras, el hondo azul sereno
recorre enamorada de la luna?

¡Habladme de vosotras, pudibundas
viajeras de las noche solitarias,
luminosas enfermas moribundas,
anémicas antorchas funerarias!

Habladme de vosotras y a la altura
llevadme a contemplar vuestra armonía.
¡Quiero saber en la celeste hondura,
cuál de vosotras es... la madre mía!

El mar se agita en la ribera y muge.
Las verdes olas en la arena estallan.
Resbala el barco, se estremece y cruje;
el viento gime y las estrellas callan!



Julio Flórez


subir volver Oro y ébano (1925)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio