anterior autor siguiente

        A VÍCTOR HUGO

Preguntaba una noche entristecido:
¿En dónde están, en dónde, ¡oh genio santo!
los grandes pensamientos que murieron
sin nacer, en el fondo de tu cráneo?

Y la noche me dijo:

—¡Miradlos! Están en mi regazo.
Alcé los ojos y miré! Dios mío...
¡Cómo hervían los astros!



Julio Flórez


subir volver Otros poemas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio