anterior autor siguiente

        ESTROFAS

Ya descuelga la noche sus cortinas;
en la sombra la tarde se desmaya,
y a través de las pálidas neblinas,
se ven las juguetonas golondrinas
volar sobre la arena de la playa.

En la comba turquí del firmamento
las estrellas derraman sus fulgores;
y las nubes, con tardo movimiento,
taciturnas, se cuentan sus amores
sobre las alas del callado viento.

En su lecho de perlas y corales
sacude el mar sus encrespadas olas;
y llegan, con las brisas estivales,
envueltos en aromas tropicales,
ecos de moribundas barcarolas.

Soledad y silencio a un tiempo mismo
se enlazan bajo el manto de las brumas,
y el hondo mar, el proceloso abismo,
con rudo y estentóreo paroxismo
avienta en el espacio sus espumas.

Y yo, tranquilo ante el fulgor del cielo,
miro del mar los seculares rastros,
y en las alzas azules de mi anhelo,
se remonta mi espíritu a los astros
con inaudito y poderoso vuelo.

Y me complazco en contemplar a solas
los gigantescos mundos que gravitan
en ese mar espléndido, sin olas,
y dan besos de amor a las corolas...
¡Ven! mi adorada, el astro reverbera:
la blanca nube en el espacio gira;
no vaciles: la noche nos espera,
sacude la flotante cabellera,
y hacia el abismo de los cielos mira.

iVen! Contempla las límpidas estrellas,
su tibia luz y sus eternas galas
siempre imponentes; como siempre bellas;
mira las nebulosas: son las huellas
que imprimen los querubes con las alas.

La blanca luna en el Oriente asoma,
y el mar va hinchando su convulso seno;
ya su voz es arrullo de paloma
y no fragor de formidable trueno
que en las alas del aire se desploma.

iVen! y mitiga con tu dulce acento
este pesar que el corazón devora.
Está dormido en la montaña el viento,
y está lleno de luz mi pensamiento
como el espacio, al despuntar la aurora.

iVen! y amemos a Dios cuya pupila
todo el fulgor del universo absorbe;
cuyo poder los astros aniquila,
y a cuya planta se suspende el orbe;
punto de luz que a su mandato oscila.

¡Amémonos! La noche encantadora
ostenta su lujoso panorama;
el cielo brilla... el céfiro enamora...
brinda la flor su esencia embriagadora...
el ave duerme... ¡y el torrente brama!



Julio Flórez


subir volver Otros poemas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio