anterior autor siguiente

        BAJO LA ZARPA
PARA AURELIO DE CASTRO (con motivo de ¡Alto ahí, Poeta! de El Pueblo N.º 1071)

            I

¡Déjeme admirar el que me admira,
si acaso piensa que hoy, ante tan graves
desafueros, las notas de mi lira
deben ser como el canto de las aves!

Y esto que oyes decirme, no te asombre:
Porque, aunque suba a atmósferas serenas,
el bardo no es un ángel sino un hombre...
Y no hay hombre sin sangre entre las venas.

Dios no me dio la lira (eternamente)
para cantar a pájaros y flores
ni para que me admire o no la gente...

Sino para que, al ritmo de mis versos,
cantando de mi patria los dolores,
quebrante el costillar de los perversos.

            II

El bardo verdadero no es el bardo
que, ciego a la maldad y sordo al grito
de indignación de un pueblo, aparta el cardo,
coge la flor... y calla ante el delito.

Cuando yace la Patria envilecida
por los que el ruin traidor encumbró al solio,
y la casa que ayer fue Capitolio,
no es Capitolio ya... sino guarida.

Cuando el gran buitre negro se apodera
del país... y el oprobio y la mentira
van regando sus miasmas por doquiera;

debe el poeta —ungido por los Hados—
descargar todo el peso de su lira
sobre el lomo cerril de los malvados.



Julio Flórez


subir volver Otros poemas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio