anterior autor siguiente

        CARMELA

Es una tierra púber, una tierra
cálida y dulce; es una campesina
sana como los soplos de la sierra
y fuerte como el tronco de una encina.

En sus miradas tenebrosas yerra
un hosco azul de soledad marina,
y su salvaje corazón, que es mina
de candor... fuego de volcán encierra.

Tierra sumisa, nunca trabajada
por ninguno antes que por mí. Mi azada
fue la primera que cavó en su seno.

Y que el polen vertió del amor, entre
el humus generoso de su vientre
bajo la complacencia del Dios Bueno.



Julio Flórez


subir volver Otros poemas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio