anterior autor siguiente

        EL INDIO

Hundida hasta las cejas la corrosca;
ruana listada, de algodón; montera;
calzón de manta; abierta la pechera
de lienzo crudo; la epidermis hosca.

El guayacán en la muñeca tosca
siempre colgado; alega a la ventera
a tiempo de pagar, y urde quimera
cuando tras larga libación se amosca.

Con la ovalada jaula ya vacía
de vuelta del mercado, la alegría
del lucro humilde su semblante inunda.

Y ajeno de la suerte a los rigores,
al son del tiple canta sus amores
a la luz de la tarde moribunda.



Julio Flórez


subir volver Otros poemas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio