anterior autor siguiente

  EN EL RÍO MAGDALENA

Fulge del río el agua plañidera;
y un roble ya decrépito y sombrío
que se está deshojando en la ribera
mira rodar sus hojas en el río.

¿Qué importa al roble aquel que Flora vuelva?
No reverdecerá... Seco y a solas,
aquel titán —despojo de la selva—,
seguirá deshojándose en las olas.

¡Oh, roble, hermano mío! Ribereños
somos de dos raudales que en su huida
arrastran: uno, llanto, el otro, leños...

Yo también, con el ánima rendida,
mirando estoy el polvo de mis sueños
rodar sobre las tumbas de la vida.



Julio Flórez


subir volver Otros poemas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio