anterior autor siguiente

        REDENCIÓN

Cuando uno muere, en la tumba
se queda encerrada el alma,
hasta el día que en la losa
rueda de amor una lágrima.

El sol el llanto evapora,
y en el vapor, a las altas
regiones del cielo asciende
tranquila y feliz el alma.

¡Triste de aquel que en su muerte
ninguna lágrima arranca!
¡No tiene quien lo redima
ni quien liberte su alma!

autógrafo

José Gautier Benítez


subir volver José Gautier Benítez   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio