anterior autor siguiente

        LA ROSA

Ayer vi en el jardín la blanca rosa:
Cedía de las brisas al vaivén;
La cogí y sus espinas una a una
                Solícito arranqué.

A mi amada llevábala dichoso:
No tenían sus dedos que temer;
Del amor arrancadas las espinas
                Creí... mas me engañé.

En el fondo del cáliz de la rosa
Una gota de lluvia contemplé;
y la flor y la gota temulenta
                Le di a mi amor después.

Al cogerla la bella entre sus manos,
Como llanto la gota vi caer;
Yo pensé que el amor tenía sus lágrimas
                Y ya... no me engañé.

Mayo 21 de 1881

Joaquín González Camargo


(Bogotano, número 13)


subir volver Poesías (1889)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio