anterior autor siguiente

        ORGULLO

Cuando te haga la tristeza
Llanto acerbo derramar,
Reclina en mí la cabeza
Que yo lo sabré enjugar.

Si te hallas sobrecogida
De algún ignoto temor,
En mis brazos escondida
No te alcanzará el dolor.

No te alejes, vida mía.
Tu suspiro es mi suspiro,
Es tu dicha mi alegría,
Con tus delirios deliro.

Seré sombra, si te hieren
Rayos del ardiente sol;
Y si los vientos vinieren,
Te daré tntonces calor.

No irás por el escabroso
Sendero del mundo a pie;
Soy fuerte, y te llevaré
En mis brazos, cariñoso.

Si me amas, seré tu amante,
Seré siempre apasionado;
Si siempre he de ser amado
Con una pasión constante.

Como jamás nadie amó
Siempre te amaré de veras;
Yo seré cuanto tú quieras,
Pero esclavo tuyo, no.

Si me insulta tu desdén
Moriré, pero te olvido;
Si grande mi amor ha sido,
Grande es mi orgullo también.

Joaquín González Camargo


Publicado en La Revolución, número 3.


subir volver Poesías (1889)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio