anterior autor siguiente

        PRESENTIMIENTO

No he sabido qué vago sentimiento,
                                      Algún sueño tal vez,
Me ha contado que voy a morir antes
                                      Que feliz pueda ser.

En lágrimas no ahogues tus placeres
                                      Si aquello fuere así;
No quiero que tu dicha y tu hermosura
                                      Se agosten de sufrir.

Sólo pido que allá sobre mi tumba
                                      Tú siembres un rosal,
Rosal que con el jugo de mi sangre
                                      Yo quiero alimentar.

Que si acaso en el tiempo de Diciembre
                                      A una fiesta has de ir,
Un botón del rosal sobre tu pecho
                                      Se mire relucir.

Y si algún importuno te dijere
                                      —¡Qué bella es esa flor!—
Contéstale que es triste y que es hermosa
                                      Cual recuerdo de amor.

Y después de la fiesta terminada,
                                      Cuando en silencio ya
Te vayas a entregar a los ensueños
                                      De venturosa paz,

Mira, antes de arrojar la flor marchita
                                      Que tu pecho adornó,
Dále un beso y con esto harás la dicha
                                      Del que una vez te amó.

Joaquín González Camargo


El Renacimiento, número 9


subir volver Poesías (1889)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio