anterior autor siguiente

    TIEMPO

Perro de mí, me arrojo de comer
olas de oro, cristales, esmeraldas humanas,
las ciudades que tiemblan más allá de estos
límites
estallan como el fósforo en los mares nocturnos,
rostros de amor más grandes que este amor
eléctricos se encienden se apagan adelante,
los navegantes de la sombra
hemos crecido hasta mil años de ganas de vivir,
moriremos pequeños y paciencia,
apenas aprendices del amor.

autógrafo
Juan Gelman


subir volver Velorio del solo (1961)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio