anterior autor siguiente

    MI BUENOS AIRES QUERIDO

Sentado al borde de una silla desfondada,
mareado, enfermo, casi vivo,
escribo versos previamente llorados
por la ciudad donde nací.

Hay que atraparlos, también aquí
nacieron hijos dulces míos
que entre tanto castigo te endulzan bellamente.
Hay que aprender a resistir.

Ni a irse ni a quedarse,
a resistir,
aunque es seguro
que habrá más penas y olvido.

autógrafo
Juan Gelman


subir volver Gotán (1962)   siguiente anterior
Voz: Juan Cedrón Voz: Juan Cedrón

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio