anterior autor siguiente

    LAMENTO POR LA TRIPA DE HELEN CARMODY

hombros hermosos brazos hermosos tripa tan linda pie chiquito
pero también marido viejo regalaron a helen carmody
los diablos de Karthum los marcos de oro
tanta sabiduría acumulada

tanta sabiduría ¿no va para la muerte?
¡ah helen! ¡qué hermosos ojos tiene helen!
de allí crecían sus pechos verdaderamente y no de su mujer
los pechos suyos

un día que las notas del buey rey en la mañana clara
entraban y salían de los amores de helen como
pan de vestir a la hora de salir a la puerta
la llamaron para oírla llorar

“no apartes la muerte de ti helen” dijeron
“no quiebres el espejo árbol florido”
le dijeron e helen carmody en función
qué triste era todo esto

mejor hubiera sido callar
las verdes hierbas saben dar amarillo
y helen sola oscura
no sabe nada nada

sino calar y deshacerse como
la voz del padre en mesa puesta
no pregunten porqué criaturitas
ella callaba llaba

como las ánforas del hijo triste
ninguno lo tomó de beber
las gallinas todas vestidas de negro
ponen sus huevos conmovidos

peor helen carmody ya no
no la persigan caballos yeguas
mámenle la memoria
ah siempre para siempre

autógrafo
Juan Gelman


subir volver Los poemas de Sidney West (1969)   siguiente anterior
Voz: Juan Gelman Voz: Juan Gelman

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio