anterior autor siguiente

    RETRATO

Nadie debe hacer ruido en el secreto corazón. Amo las apariencias del no ser natural. La verdadera nada es el espejo que envenena los rostros del deseo, convierte a la memoria en cuerpo fugitivo de la unión. Desde que nací estoy lleno y vacío de mí mismo y así conozco que la verdad más inocente es un destino.

autógrafo
Juan Gelman


subir volver Salarios del impío (1993)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio