anterior autor siguiente

    LA HISTORIA Y POETAS

La respiración del lenguaje establece
la sucesión de miserables
morales. Los otros, ya se sabe:
sus silencios no cierran nunca
y dan vuelta la esquina
con bocas que no sueñan. Los morales,
legales y dudosos, hablan
pesadillas sin fin.
El distraído pide algo
que no haga pensar.
En la distancia entre él y él mismo
suceden desgracias de la lengua.

autógrafo
Juan Gelman


subir volver Valer la pena (2002)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio