anterior autor siguiente

        RETRATO DE UN DESCONOCIDO

Tuvo unas barbas húmedas, marinas,
y pálida y desnuda era la frente.
Adorador del fuego del poniente
entre las piedras de las propias ruinas...

Viajero en alas de las golondrinas
se desnudó a la luz resplandeciente.
Desnudo —nuevamente adolescente—
con el dolor jugó a las cuatro esquinas.

La carne está en su ocaso. Queda el gesto.
Es la luz su mejor libro de texto
y reza, rosa a rosa, su rosario.

Ama las horas porque borran huellas
en la serenidad, y en las estrellas
estudia su futuro itinerario.

autógrafo

José Hierro


subir volver Quinta del 42   (1952)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio