anterior autor siguiente

        MEMORIAS

Recuerda los bellos días
En que tímido y sincero
El homenaje primero
Te llegaba a tributar.

¡Oh ceguedad! ¡oh extravío!
Nunca, mujer inconstante,
Pecho más fiero y amante
Pudo el amor inflamar.

Exageras los defectos
Que en mí la envidia censura:
No es el menor la locura
Con que furioso te amé.

He sentido fieramente
Los vicios y las pasiones:
Mas de tibios corazones
Nunca, Lesbia, me pagué.

En ti del dolor la copa
Brindome el hado enemigo:
Empero, no te maldigo,
Ni te puedo aborrecer.

Escucha mi último voto:
Añada el cielo a tu vida
Las horas de paz cumplida
Que me robaste cruel.

Tú eras mi bien: mi universo
Estaba a ti reducido:
El tiempo trajo tu olvido,
Y el tiempo me consoló.

El amor que me inspiraste
Para siempre se ha borrado:
No más el fuego apagado
Recuerdes al corazón.

Vanamente cariñosa
Me tiendes la blanca mano:
La fe reclamas en vano
Que a la tuya prometí.

La credulidad, que sola
Devolvértela pudiera,
Por tu inconstancia altanera
Para siempre huyó de mí.

El ligero pajarillo
De la prisión escapado
Prudente y escarmentado
Teme al señuelo traidor.

No se acerca ya cual antes,
Que la desgracia le instruye,
Y la esclavitud rehúye
Que la brinda el cazador.

(1821)

autógrafo

José María Heredia


subir volver Poesías líricas de Don José María de Heredia (1893)   siguiente anterior
Poesías amatorias
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio