anterior autor siguiente

        RENUNCIANDO A LA POESÍA

Fue tiempo en que la dulce poesía
El eco de mi voz hermoseaba,
Y amor, virtud y libertad cantaba
Entre los brazos de la amada mía.

Ella mi canto con placer oía,
Caricias y placer me prodigaba,
Y al puro beso que mi frente hollaba
Muy más fogosa inspiración seguía.

¡Vano recuerdo! En mi destierro triste
Me deja Apolo, y de mi mustia frente
Su sacro fuego y esplendor retira.

Adiós, ¡oh Musa! que mi gloria fuiste:
Adiós, amiga de mi edad ardiente:
El insano dolor quebró mi lira.

(Boston, 1823)

autógrafo

José María Heredia


subir volver Poesías líricas de Don José María de Heredia (1893)   siguiente anterior
Poesías amatorias
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio