anterior autor siguiente

        EN EL ANIVERSARIO
      DEL 4 DE JULIO DE 1776

Sagrada libertad, numen de vida,
Que tu cetro divino
Por Atenas y Roma esclarecida
Otro tiempo tendías,
Y a sus pueblos felices animabas,
Y vida, fuerza y esplendor sembrabas
Donde tu planta férvida ponías,
¿Brillar y perecer fue tu destino?
En Europa infeliz, te busco en vano,
Y de tu altar en vez do quier me aflige
El simulacro vil de algún tirano

En América está; salvó las ondas
Del terrible Océano,
Y huyó proscripta del antiguo mundo.
Un siglo y otro más, plácidamente
Aqui moró; mas la opresión tirana
Osó violar su asilo. Enfurecida
Se alzó la libertad, y mil guerreros
Desnudan las espadas,
Y constancia al poder, muerte a la muerte,
Contrastan por do quier. La diosa fuerte,
De acero y majestad la frente armada,
A la opresión soberbia desafía,
Y de natura las eternas leyes,
En memorable día,
A los pueblos anuncia y a los reyes.

«¡El hombre es libre!» dice, y del aplauso
Sube al cielo el clamor. «Hombres, iguales
Os hizo Dios. Quien bárbaro os oprime
Ofende a la razón, insulta al cielo.
Es justo el resistir, santo y sublime.
Luchad, héroes, venced, y en vuestro suelo
De paz y de justicia,
De libertad y luz, de dicha y gloria,
La semilla feliz en vuestra sangre
Robusta brotan. Pueblos del mundo,
Hijos de un padre sois, vivid hermanos,
Y el vengador acero
Reservad solamente a los tiranos».

¡Día de bendición! Cincuenta veces
En la revolución de su carrera
Te trajo el sol a iluminar al mundo.
¡Oh! ¡cómo a tu calor dulce, fecundo,
En vida y en placer hierve la tierra!
De un mar al otro mar no hay ya tiranos.
Por ciudades, montañas y desiertos
Lleva el hombre la plácida conciencia
De su seguridad: su altiva mente
En contemplar su dignidad se goza,
Y al cielo sin rubor alza la frente.
América feliz, fuerte y hermosa,
Ceñida en torno de sus hijos fieles,
Y a terrible defensa preparada,
Se ostenta majestuosa coronada
Con verde oliva, estrellas y laureles.

¡Día de redención! La voz sublime
Que escuchaste tronar de todo un mundo
Resuena en la extensión, y por do quiera
Rompen los pueblos la cadena fiera
Que a sus cuellos cargó la tiranía.
De mar a mar, del norte al mediodía,
De libertad el árbol se ha plantado.
América feliz bajo él adora
De la santa igualdad el dulce imperio,
Y los vientos de oriente al hemisferio
Llevarán su semilla bienhechora.

(1825)

autógrafo

José María Heredia


subir volver Poesías líricas de Don José María de Heredia (1893)   siguiente anterior
Poesías patrióticas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio