anterior autor siguiente

        A LOS MEJICANOS, EN 1829

¿Por qué el tiempo en sus alas fugitivas
Llevó el siglo dichoso
En que abrasaba el pecho en llamas vivas
El canto poderoso,
Y a los míseros siervos alentaba
El yugo a sacudir, y la alta frente
Al vencedor sublime coronaba?
¡Tiempo feliz, en que al cantar de Alceo
Turbábase el tirano,
Y a los triunfos volaba el Espartano,
A la fulmínea voz del gran Tirteo!

Si piadoso el destino
A mi labio prestara
Una centella de su ardor divino,
¡Cómo, Anáhuac, tronara,
Y contra tus eternos enemigos
A devorante lid te levantara!

El tirano de España
Tras once años de lid, roto y vencido,
De su impotente saña
En el delirio bárbaro y furores
Ordena que sus siervos a millares
Dejen los patrios lares
Para cubrir a Méjico de horrores.
«¡Id», les dice «volad al rico suelo
Que Cortés y Callejas desolaron:
Sea la ferocidad que allí mostraron
Vuestro norte feliz, vuestro modelo!»

Al mortífero acento
La vela sus esclavos dan al viento,
Y al azaroso piélago se lanzan,
Sin contemplar su inevitable suerte.
¡Insensatos! ¿dó vais? Mirad la muerte
Que en las costas de Anáhuac asentada
Tiende su mano pálida, y erguida
Con placer infernal suyos os nombra.
Vuestra invasión no asombra
A los libres de Méjico ¡Miradlos!
En ira santa palpitando el pecho
Os aguardan, y más que la existencia
Estiman denodados
Su libertad, honor e independencia.

¡A las armas, Anáhuac! y de guerra
El grito suene salvador, sublime,
Y el patrio fuego por do quier anime,
Y de acero y furor vista la tierra.
¡A lidiar! ¡a vencer! ¡De sangre ibera
Sediento el suelo está: su ardor saciemos,
Y en despojos sangrientos de tiranos
Perenne trono a Libertad fundemos.
Muerte, baldón al que la lid rehusare.
Y prefiriendo a Libertad el yugo,
La patria y el honor menospreciare!

¡No! ¡Jamás dejaremos
Que de la Independencia en la ruïna
Con funesta victoria
Hunda un tirano el porvenir de gloria
Que grato Dios a nuestro afán destina!
¡Jamás a la alta mente
Servidumbre fatal frene su vuelo,
Y audaz nos vede levantar la frente,
Y dirigirla sin rubor al cielo!
¡Antes muramos que su indigna planta
Conculque las cenizas
De doscientos mil mártires!... ¡Oídlos!
¿No escucháis cómo claman
Desde sus tumbas con terrible grito,
Y a lid y gloría y libertad nos llaman?

«¡Mejicanos, alzad! No divididos
Por odio vergonzoso
En peligro pongáis el don precioso
Que con mano sangrienta os ofrecimos,
Y por cuya conquista en mil combates
Al seno de la muerte descendimos.
¿Hoy a nuestros verdugos
Dejaréis que derriben de la Patria
El sacrosanto altar, su altar querido,
Sobre nuestros cadáveres alzado,
En tanta sangre y lágrimas bañado,
Con tantos sacrificios adquirido?
¡No! circundadlo en torno,
El juramento espléndido, sublime,
De vivir libres, o morir con gloria
Truene do quier, y en letras de diamante
En el ara esculpid; ¡Oh Mejicanos!
¡Rencor eterno, muerte a los tiranos!»

¡A los tiranos muerte!... ¡Yo lo juro,
Sombras augustas! Mi alma enajenada
Cede al Dios que me inspira
Dejar la grave toga y blanda lira
Para esgrimir la vengadora espada.
¡A lidiar! ¡a vencer! ¡Con brazo fuerte
Presto en el Océano
Hundamos para siempre los pendones
Nuncios infaustos de opresión y muerte,
Y al Anáhuac respeten las naciones!
El clamor lamentable
De la española rota el mar pasando
A Cuba llegue, su cadena impía
Destroce al fin el águila triunfante,
Y sus alas soberbias agitando,
Hasta en el trono espante
Al opresor de Iberia. En sus altares
A Libertad afirme la Victoria
Y de Méjico aplaudan a la gloria
Del Norte y Sur los apartados mares.

(Julio de 1829)

autógrafo

José María Heredia


subir volver Poesías líricas de Don José María de Heredia (1893)   siguiente anterior
Poesías patrióticas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio