anterior autor siguiente

    EL BANCO DEL SUPLICIO

...et puis je suis parti, pleurant comme un enfant!

Musset

A punto de dormirte bajo el ledo
suspiro del arcángel que te guía,
hirióme el corazón tu analogía
con una ingrata que olvidar no puedo.

Reclinada en el banco del viñedo,
junto al tilo de exánime apatía,
al iluso terror de que eras mía
me arrodillé con tembloroso miedo.

Partido por antiguo sufrimiento,
sobre tu frente agonicé un momento...
y cuando el sueño te aquietó en el blando

tul irreal de los deliquios suyos,
uniéronse mis labios a los tuyos,
y como un niño me alejé llorando.

Julio Herrera y Reissig


subir volver Los parques abandonados. Eufocordias   siguiente anterior
Voz: Ángel Rama Voz: Ángel Rama

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio