anterior autor siguiente

    LA VIOLETA

Y una violeta llenó
el alma de la tarde.


Morían llenos de clamor los sotos,
y érase en aquel rincón exiguo,
un misterioso malestar ambiguo
de dichas y de ayes muy remotos.

¡Oh, cartas!..., en el cenador contiguo
las dalias recordaron nuestros votos
cual si se condolieran de los rotos
castillos blancos de papel antiguo...

La tarde saturóse en la glorieta,
de tu pañuelo suave de violeta;
al par que sugiriendo tus agravios,

veló el cielo, como alma de reproche,
la violeta cordial que aquella noche
suspendí de la gracia de tus labios.

Julio Herrera y Reissig


subir volver Los parques abandonados. Eufocordias   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio