anterior autor siguiente

    EL SUSPIRO

Quimérico a mi vera concertaba
tu busto albar su delgadez de ondina,
con mística quietud de ave marina
en una acuñación escandinava...

Era mi pena de tu dicha esclava;
y en una loca nervazón divina,
el tropel de una justa bizantina
en nuestro corazón tamborilaba...

Strauss soñó desde el atril del piano
con la sabia epilepsia de tu mano...
¡Mendigo del azul que me avasalla

—en el hosco trasluz de aquel retiro—
de la noche oriental de tu pantalla
bajó en silencio mi primer suspiro!...

Julio Herrera y Reissig


subir volver Los parques abandonados. Eufocordias   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio