anterior autor siguiente

    LA FUGA

Temblábamos al par... En el austero
desorden que realzaba tu hermosura,
acentuó tu peinado su negrura
inquietante de pájaro agorero...

¡Nadie en tus ojos vio el enigma, empero
calló hasta el mar en su presencia oscura!
Inaccesible y ebria de aventura,
entre mis brazos te besó el lucero.

Apenas subrayó el esquife vago
su escuálida silueta sobre el lago,
te sublimaron trágicos sonrojos...

Sacramentó dos lágrimas postreras
mi beso al consagrar sobre tus ojos.
¡Y se durmió la tarde en tus ojeras!...

Julio Herrera y Reissig


subir volver Los parques abandonados. Eufocordias   siguiente anterior
Voz: Ángel Rama Voz: Ángel Rama

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio