anterior autor siguiente

      TE DOY MI ALMA...

      Te doy mi alma desnuda,
Como estatua a la cual ningún cendal escuda.

      Desnuda con el puro impudor
De un fruto, de una estrella o una flor;

De todas esas cosas que tienen la infinita
Serenidad de Eva antes de ser maldita.

      De todas esas cosas,
      Frutos, astros y rosas,

Que no sienten vergüenza del sexo sin celajes
Y a quienes nadie osara fabricarles ropajes.

¡Sin velos, como el cuerpo de una diosa serena
Que tuviera una intensa blancura de azucena!

¡Desnuda, y toda abierta de par en par
Por el ansia del amar!

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Las lenguas de diamante (1919)   siguiente anterior
I. LA LUZ INTERIOR
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio