anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

      LA CARICIA

La tarde taciturna se borraba
En medio de una calma dulce y quieta,
Y entre la sombra azul de la glorieta
El palor de la luna se filtraba.

Tu mano, toda nervios, deshojaba
Las flores de un rosal con una inquieta
Impaciencia, que a veces la secreta
Impulsión de un deseo apresuraba.

Y al cortar una rosa blanca y suave,
Que era como una palpitante ave
Que el azar en tu mano hubiera preso,

Con paso cauteloso te acercaste,
Por los ojos la rosa me pasaste,
Y yo sentí la sensación de un beso.

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir   poema aleatorio   Las lenguas de diamante (1919)   siguiente / next   anterior / previous
III. LA CLARA CISTERNA