anterior autor siguiente

        LOS PINOS

      Yo digo ¡pinos! y siento
      que se me aclara el alma.
      Yo digo ¡pinos! yen mis oídos
      rumorea la selva.
Yo digo ¡pinos! y por mis labios pasa
la frescura de las fuentes salvajes.

¡Pino, pinos, pinos! Y con los ojos cerrados,
veo la hilacha verde de los ramajes profundos,
que recortan el sol en obleas desiguales
y lo arrojan, como puñados de lentejuelas,
      a los caminos que bordean.

Yo digo ¡pinos! y me veo morena,
      quinceabrileña,
bajo uno que era amplio como una casa,
donde una tarde alguien puso en mi boca,
      como un fruto extraordinario,
      el primer beso amoroso.

¡Y todo mi cuerpo anémico tiembla
recordando su antiguo perfume a yerbabuena!

Y me duermo con los ojos llenos de lágrimas,
así como los pinos se duermen con las ramas
      llenas de rocío.

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Raíz salvaje (1922)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio