anterior autor siguiente

              FIEBRE

He visto a la muerte de cerca, de cerca.
Era tal como una mariposa negra.
Con sus grandes alas refrescó mis sienes;
mi cuerpo, que ardía tembló de delicia.
Le tendí los brazos, pero ella, esquiva,
fue a hundirse en la sombra compacta y sañuda.
¡Vamos a buscarla, vamos a buscarla!
Mi sangre, de nuevo, torna a ser de llama.
¡Y yo necesito sentir la frescura
que dan sus dos alas de gamuza negra!

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Raíz salvaje (1922)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio