anterior autor siguiente

          TRÍPTICO

                  II
        EL AGUA ENAMORADA

Sauce, mírate en mí. Me pondré quieta
para servir de espejo a tu ramaje.
Sauce, ¿no tienes sed? ¿Te gusta el traje
que el sol me ha puesto? ¿Qué ansiedad secreta

te hace inclinar los gajos pensativos?
¡Eres tan claro, sauce, y tan hermoso!
Susúrrame tu pena. Ve: yo vivo
pendiente de tu angustia o de tu gozo.

Grano por grano roeré la tierra
que tus raíces avarienta encierra
impidiendo que te hundan en mis ondas.

Cuando te alces en medio de mi río,
¿qué suprema embriaguez sentirte mío
y circular bajo tus verdes frondas!

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Dualismos de las Obras Completas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio