anterior autor siguiente

      SIN SABER POR QUÉ

Te tengo en el alma clavado lo mismo
              que un dardo.
Eres en mi alma tal como una gota de llama
              en un dardo.

Surgiste en mi alma como un «ojo de agua»
              que ha brotado allí,
sin saber ni cómo, ni por qué, ni cuándo.
              ¡Sólo porque sí!

Manantial eterno que ya nunca, nunca
              se debe secar.
Fuente en cuyas ondas todas mis estrellas
              se han de reflejar.

Para mí tú tienes la atracción del agua,
el hechizo brujo que mana del río.
¡Yo no te soñaba, yo no te buscaba,
mas soy toda tuya y eres todo mío!

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Dualismos de las Obras Completas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio