anterior autor siguiente

        EL NAVÍO

Sirena que en el sueño me has llamado
desde tu frágil costa de neblina:
en tu vaga canturia ultramarina
un reclamo de abismo me ha llegado.

Tal vez me tengas, de coral labrado,
para el final descanso, almohada fina
y extraigas ya de la profunda mina
la nácar que perfile mi costado.

Hoy, frente al mar de arpas renovadas,
yo, la que nunca por el mar anduve
y nunca entre mis manos timón tuve

ni remo para islas alejadas,
siento que el barco de la muerte sube
hacia mí con las velas desplegadas.

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Perdida (1950) I   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio