anterior autor siguiente

        REGRESO

Yo fui la luna de su madrugada,
la clara fuente de su sed de octubre.
¡Ay, la muchacha que no sabe nada
y el universo del amor descubre!

Le conocí la hora deslumbrada,
le miré el rostro que la luz recubre
en la suprema plenitud sagrada.
Y fui la llama de su mes de octubre.

Que importa ahora el manto de ceniza,
la frente oscura, la difícil risa,
y ya la voz sin la infinita música.

También es dulce, del laurel, la sombra.
Está más cerca la que no se nombra,
y vuelve a ser de resplandor mi túnica.

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Perdida (1950) II   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio