anterior autor siguiente

        POEMA

Vivo en la noche, Sirio desvelado
rasga la crespa ola de la nube
y con redondo ojo de querube
mira al amor de labio calcinado.

Tan mínimo el poema, tan precioso
en brillo, eternidad, pulso y latido,
que en el tierno minuto desmedido,
todo es tiempo medido por el gozo.

El efímero trazo que fulgura
en la cósmica sombra, quemadura
de dos almas, dos bocas y dos cantos,

enlaza a Sirio en su ascendente flama
y en la espiral del aire se derrama
un balsámico aliento de agapantos.

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Perdida (1950) III   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio