anterior autor siguiente

          GUIÓN

      PUEDE SER

La noche baja del perfecto cielo
sobre ese mar de mi lejano sueño.
Así eran en tiempos de mi ensueño
crepúsculo, horizonte, paso, vuelo,.

Un dulce gris, ceniza devorada
a guiones, por la luz casi dormida,
abraza a cada ola desvaída,
en la sien de amatista facetada.

Y ya el ir y venir de mi duendesa
por mi marina casa, pieza a pieza,
para imponer reposo y melodía,

mientras embriago ojos y esperanza
en ese “puede ser” que en lontananza
lleva aquel barco azul de brujería.

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Mensaje del escriba (1953)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio