anterior autor siguiente

      ORO Y TORMENTA

Asida de una rama de neblina
dialogo con mi ayer, oro y tormenta.
La furia del clavel entre la menta
enciende todavía la colina.

Mientras la dulce tarde se asordina
otra música llega, grave y lenta,
a enclaustrarme en sus gritos de tormenta
y su olor de jazmines y resina.

El ayer... Ah que mundo tan lejano
de esta avidez de presa de mi mano,
halcón menudo que cazó centellas,

ave de paraíso ya perdida,
entre la selva muerta de una vida
que iluminaron todas las estrellas.

autógrafo
Juana de Ibarbourou


subir volver Oro y Tormenta (1956)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio