anterior autor siguiente

      EL FERVOR

Como en la piel de Rusia —¡es extraño!—, el latido
del abedul —acorde de olor— y en el gemido
la lágrima y el lúpulo en el oro fluido
de la cerveza, en todo me encuentro estremecido.

Mi corporeidad —mínima y acicular— es apta.
Su tensión esotérica a la adiaforia capta,
a la emoción impulsa y al entusiasmo rapta.

Soy penumbra, ebriedad de sol, senda, abditorio,
montículo de sombra, cumbre, reclinatorio,
rémora y acicate. ¿Verdad? Contradictorio.

Y omnipresente. En todo palpito. Mis huidas
moléculas perforan la vida, estremecidas...
Mi ubicuidad, empero, no alcanza a las mentidas
verdades, ni hasta el útero de las hembras vendidas.

autógrafo

Juan José Domenchina


subir volver La corporeidad de lo abstracto (1929)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio